El sabor del agua

Desde pequeños, nos enseñan que el agua es insípida, inodora e incolora, ¿verdad’ Así lo recordamos de nuestras clases de ciencias o conocimiento del medio, pero una vez abrimos el grifo y damos un trago, comprobamos que no es así.

Ese concepto de un agua sin color, sin olor y sin sabor quizás podría darse en un laboratorio mediante la mezcla de moléculas de oxigeno e hidrogeno, pero ese concepto químico idealizado poco tiene que ver con la que luego sale por el grifo de nuestro hogar.

Tenemos que tener claro que el agua de consumo no es un agua pura. De inicio, tiene cloro que se utiliza para eliminar posibles patógenos, pero además se compone de sabores y olores propios dependiendo del carácter geológico de su origen (medios calizos o yesíferos, por ejemplo).

A esto debemos añadir los ácidos y sales procedentes de la materia orgánica de los suelos por los que pasa, así como la temperatura a la que la bebemos, que también afecta a su sabor.

Finalmente, el sabor del agua cambia en función de lo que hayamos comido antes.

En conclusión: el agua de insípida no tiene nada.

#agua #sabor #color

Publicaciones destacadas
Mensajes recientes
Archivo

contacta@aqualita.org   /   Palleter 3 Picassent 46220, Valencia  / inscrita en el registro de franquiciadores con el Nº 0182/2008

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus

© 2013 Concept by Aqualita Group